Noticias

Cinfa, un viaje hacia el cambio cultural

30 abril 2013

Cinfa, uno de los primeros laboratorios de genéricos del país, cumple cinco años trabajando con Geiser. Descubre aquí las claves de su proceso

Cinfa, un viaje hacia el cambio cultural

Pamplona.- Ubicado en Navarra y con sus quinientos empleados, Cinfa es uno de los laboratorios de genéricos más destacados de España. Hace más de siete años Juan Goñi, director de Desarrollo de Personas y Organización, conoció a Guillermo Echegaray en un taller de constelaciones en el que quedó “impresionado por la herramienta y la habilidad de Guillermo para gestionarla”.

 

Poco después decidió aplicar los métodos de asesoría sistémica y transformacional a su empresa, o lo que es lo mismo, apostar por un cambio cultural con un objetivo muy humano: poner a las personas en el centro de la organización.

 

Desde entonces Geiser ha desarrollado el programa Lider-coach –de innovación en el liderazgo– en todos sus niveles directivos, y en Cinfa han podido comprobar que trabajar con los líderes provoca un efecto-cascada que beneficia a toda la organización.

 

El enfoque líder-coach
A grandes rasgos, el enfoque trabaja la responsabilidad en el ámbito de cada uno: la flexibilidad de cada líder; la capacidad de adaptación a cualquier situación que se presenta; el hábito de mirar las cosas desde distintos puntos de vista; la empatía para entender lo que el otro plantea y lo que siente; la responsabilidad absoluta sobre lo que uno decide, lo que elige y lo que no elige; trabaja actitudes de no victimismo; contribuye a conectarse con aquéllo a lo que cada uno da valor, lo que le motiva, lo que quiere para su vida...

 

Las sesiones, grupales y personalizadas, ayudan a los trabajadores a enfocar las situaciones de manera más constructiva y creativa, sin renunciar a sus principios y valores. En ellas se les enseña a delegar ‘de verdad’, asumiendo que lo que no está en su mano no es un problema para ellos, sino para quien lo pueda solucionar, ya sea jefe o subordinado.

 

Además, todos los problemas se manejan desde el primer momento orientados hacia la solución, facilitando que surjan nuevas posibilidades y el que las cosas puedan ser mañana de otra manera, en vez de centrarse en el problema y en hoy.

 

“Este proceso ha afectado a prácticamente todas las áreas de la compañía y ha servido, por añadidura, para generar una poderosa conciencia de grupo homogéneo, con una sorprendente comunión de intereses, afectaciones y necesidades. Además, se descubre este grupo como elemento bisagra entre la alta dirección (con funciones estratégicas) y los equipos operativos y ejecutivos (táctica y operativa)”, asegura Alberto Larrea, responsable de Logística.

 

La implicación personal

El elemento clave en este proceso es la implicación personal, para lo que son indispensables las sesiones de coaching, en las que se trabaja la exploración y el conocimiento personal. Éste es el pequeño punto de partida para que se realice la transformación.

 

“A partir de ellas eres capaz de darte cuenta de cómo actúas, el efecto que tiene tu comportamiento en el resto de personas y de ponerte en su lugar para intuir cómo necesitan que te comportes”, continúa Larrea, responsable de Logística.

 

“Han propiciado que yo me conozca mejor, que me desarrolle como persona, que sea consciente y responsable de mí mismo. Y sin lugar a dudas, mi empresa se beneficia de esto en cada momento. Lo mejor que puedo aportar a mi empresa soy yo mismo”, añade Roberto Otamendi responsable de Análisis de Proyectos del departamento de proyectos de Cinfa.

 

Compromiso y técnica
En Cinfa resaltan dos aspectos del trabajo de Geiser: el compromiso y la técnica. Este último aspecto se refiere, concretamente, a la eficacia de la visión sistémica.

 

José Luis Pellejero, director financiero de Cinfa, asegura que “quizás lo más destacable de su trabajo es que nos han hecho ver la importancia que tiene el orden en cualquier organización, en cualquier sistema. He comprobado con asombro hasta qué punto la técnica de las constelaciones se muestra eficaz para revelar desajustes en las piezas del sistema, o en la interrelación entre las mismas, que constituyen la causa última de algunos de los problemas que nosotros percibíamos en la organización. Dicho de otro modo: comprobamos que lo que para nosotros eran ‘problemas’, no eran sino efectos de una causa anterior. Y ahí, como siempre, la solución está en nosotros, en no eludir esa realidad, sino afrontarla de forma decidida”.

 

Por otra parte, el alto compromiso de Gesier con sus clientes ha provocado que, “con el paso de los años, Guillermo y Chus se hayan convertido en consultores para la dirección de la compañía. Hoy es normal que tanto el director general como los distintos directivos y responsables acudan a ellos a para consultar infinidad de temas que siempre son capaces de enfocar desde la óptica de la solución”, confirma Juan Goñi.

 

“Para mi, como director de Desarrollo de Personas y Organización, Geiser no es un proveedor más, es un imprescindible ‘compañero de viaje’ en este proyecto apasionante de crear una organización basada en las personas”, finaliza Goñi.

Escriba su comentario