Geiser

La CLAVE de los procesos de transformación EMPIEZA POR LA TOMA DE CONCIENCIA

En los procesos de transformación, tanto personales como grupales, todo comienza por la toma de conciencia. Es la conciencia personal o colectiva la que necesita evolucionar para que ocurra ese salto de nivel que es la transformación.

Todos tenemos patrones reactivos profundos que necesitamos reconocer y revisar para poder evolucionar de forma más creativa, efectiva y satisfactoria. Es decir, poder pasar de patrones más reactivos (RESPONDE Y REACCIONA A PROBLEMAS) a patrones más creativos (CREA RESULTADOS ORIENTADO A SOLUCIONES).

Para ello puede ser útil reflexionar sobre los patrones reactivos que pueden estar deteniendo el desarrollo de la organización, y aprender cómo lograr una nueva manera de entender y actuar en el ecosistema.

¿Cuáles son los principales patrones y creencias reactivas tanto en una organización como en una persona?

  • COMPLACIENTE: Cuando complacemos expectativas de los demás en vez de actuar en base a lo que queremos hacer. La cultura de lo “agradable”: buen clima funcional, decir si a la autoridad y a los compañeros, llevarse bien con todo el mundo, rehuir los conflictos y los límites, hablar desde lo políticamente correcto, evitar las conversaciones difíciles, callar la diferencia, proteger o cuidar en exceso, todo tipo de paternalismos…
  • CONTROLADOR: Cuando lo primero es cumplir tareas y resultados, lograr y mejorar. La cultura de exceder, conseguir, dominar, controlar, ambicionar, tener éxito, hacerlo todo y siempre bien, aplicar los estándares que me funcionan y de la manera como me funcionan a mi, querer respuestas siempre según mis tiempos, forzar y estirar, exigencia, corrección…
  • PROTECCIÓN: Cuando las emociones quedan al margen. La cultura fría y profesional que marca distancia como forma de protección del estatus, que esconde la vulnerabilidad y la humanidad como signo de debilidad. La cultura de la racionalidad, la que busca acertar y se muestra autosuficiente. La que es hipercrítica y no acepta la humildad de los propios errores. La que silencia los temas difíciles con gestos y hechos y la integridad personal se vive en lo personal pero no se expone en lo colectivo.

Con esta primera aproximación, te propongo un test para ti. Marca con cuál de estas creencias te sientes más identificado y que pueden estar boicoteando tu evolución o la evolución de tu equipo u organización:

Controlador:

  • Perfeccionista: Si soy perfecto, me siento seguro y tengo éxito. Necesidad de rendir sobre estándares realmente altos para sentirse valioso.
  • Sobre exigido: funciona a “marcha forzada”. Si trabajo duro, consigo más. Tengo que rendir a un nivel muy alto y ayudo a otros a conseguir sus logros
  • Ambición: Necesito triunfar, escalar, ser mejor que otros. Puede ayudar a progresar o ser demasiado centrado en uno mismo.
  • Autocrático: Tendencia a obligar, ser agresivo y controlador. Es poderoso, fuerte, tiene el control desde arriba.

Cumplimiento:

  • Conservador: pensar y actuar de forma conservadora, siguiendo procedimientos y reglas
  • Complaciente: Busca apoyo y aprobación de los demás para sentirse seguro. Las expectativas de los demás son más importantes que lo que él quiere o piensa.
  • Perteneciente: Necesidad de estar a la altura de las expectativas de quienes tienen autoridad. Aspira a llevarse bien con los demás, comprimiendo su creatividad a límites culturalmente aceptables.
  • Pasivo: se deja llevar por las circunstancias fuera de su control. Entrega su poder porque cree que no puede crear el futuro que quiere y sus esfuerzos no hacen ninguna diferencia.

Protección:

  • Arrogancia: Tendencia a proyectar un gran ego, comportamiento que se experimenta como superior, egoísta, y centrado en uno mismo.
  • Crítico: Toma una actitud crítica, inquisitiva y de alguna forma, cínica.
  • Distancia: Sentido de la seguridad a través del retraimiento, de permanecer apartado, distanciarse emocionalmente y por encima de todo.

Normalmente estos patrones reactivos se terminan manifestando como un tope, una sensación de camino cerrado, de insatisfacción en uno mismo o en el equipo, quejas, excusas, estrés excesivo, bloqueo, frustración, aislamiento, cultura infantilizante, exceso de formalismos…

La evolución personal y organizacional empieza por la toma de conciencia. Si leyendo este artículo algo de todo esto te ha resonado, ya estás en marcha, pronto te compartiré cómo evolucionar desde cada uno de estos patrones reactivos a una cultura más innovadora, creativa y efectiva: más compromiso de los colaboradores, más satisfacción de los clientes y más rentabilidad del negocio.

(Este artículo está basado en basado en el libro de Bob Anderson «Mastering leadership» el cual fue en 2014 valorado como el libro más influyente en los negocios y donde se recogen los últimos 50 años de investigación en liderazgo)

Blog

¿Qué es Desarrollo de Carrera? - Chus Sanz
Consultoría

¿Qué es desarrollo de carrera?

Las organizaciones se están dando cuenta de que los antiguos modelos de evaluar desempeño mediante la medición, control y devoluciones periódicas, están lejos de lograr la deseada motivación, compromiso y sentido de pertenencia. Ahora el desafío se llama Desarrollar la carrera de los colaboradores. ¿Estamos preparados?

Liderazgo

Ejercicio de evolución personal para el líder

Te propongo un ejercicio práctico de evolución personal en tu papel de líder en el que puedas experimentar distintos roles. Seguramente te darás cuenta de tu enorme capacidad para ser más versátil y lo pequeña que era “tu caja”.

X