Geiser

En este año complejo que hemos vivido, he entendido de una forma genuina lo que significa un proceso de transformación. Seguro que muchos de vosotros me entendéis cuando digo que la transformación no es un cambio de contexto o de métodos, sino un proceso que remueve los cimientos mismos de todo lo construido hasta ahora. La luz va cuajando de forma paradójica, sin verla siquiera, sin olerla, y cuando la luz crece entre zozobras, crisis, conflictos latentes y oscuridad, luego, cuando florece, tiene una fuerza inusitada.

La nueva luz que asocio a las transformaciones, tiene sus ritmos, tiene sus tiempos, pero florece. Desde mi experiencia, una de las claves de éxito para que esto ocurra es sostener la integridad del proceso. Y la confianza inquebrantable en qué es lo primero, donde está lo irrenunciable. Todo lo demás puede mudar de piel y quedarse atrás.

Evidentemente, la transformación tiene algo de generativo, y para que aparezca algo nuevo que no existía, hay que sostener la muerte aparente de lo anterior y el gemido de la realidad, y la quiebra de lo establecido. Son procesos que necesitan ser acompañados, porque desde dentro de ellos, nos cuesta leer muchas veces las señales de cambio. Y otra de las claves de éxito de estos procesos es esa, precisamente esa… “sigue el rastro de la luz, la novedad no se anticipa ni se deja planificar«.


Si quieres iniciar un viaje profesional o empresarial transformador nosotros te acompañamos. Las organizaciones existen gracias a las personas que las integran. Solo cuando estas crecen y se comprometen la empresa tiene el éxito que desea.

Blog

Liderazgo

Ejercicio de evolución personal para el líder

Te propongo un ejercicio práctico de evolución personal en tu papel de líder en el que puedas experimentar distintos roles. Seguramente te darás cuenta de tu enorme capacidad para ser más versátil y lo pequeña que era “tu caja”.

X